Visita la página TERAPIA REGENERATIVA

Visita la página TERAPIA REGENERATIVA
Nueva Página http://www.terapiaregenerativa.com

sábado, 21 de mayo de 2011

LOS SENTIMIENTOS

 
 

Enviado por Gonzonet a través de Google Reader:

 
 

vía Todas las publicaciones - REDES DE PAZ de dioskarg el 19/05/11

El ser humano ama y odia porque su cerebro ha evolucionado. Pero también otros seres tienen sensibilidad, aunque no sea empíricamente demostrable.

Ejemplo 1: perros contentos

¿Acaso no mueve la cola un perro cada vez que su amo vuelve a casa? De hecho, el lado hacia el que mueven la cola indica distintos estados de ánimo, e incluso su ritmo.

Ejemplo 2: primates con depresión

Los primates también padecen depresiones y durante ellas actúan de un modo muy similar al hombre (están decaídos, se mueven poco…).

Ejemplo 3: monos que ríen y bromean

La risa y la capacidad de hacer bromas es un síntoma inequívoco de comprensión del humor.

Ejemplo 4: rinoceronte intenta salvar a un antílope por empatía

En este vídeo de Youtube se muestra como un rinoceronte salva a un antílope que ha sido atacado por un cocodrilo, y luego le intenta salvar la vida dándole oxígeno. Parece que el rinoceronte sintió pura empatía por el antílope (¡un individuo de otra especie!), puesto que lo trató con cuidado al intentar salvarlo y luego se marchó sin comérselo.

Ejemplo 5: monos capuccinos que se alegran por la suerte de otros

Unos investigadores del Centro de Investigación en Primates Yerkes de la Universidad de Emory muestra cómo a los monos capuccinos les satisface observar la felicidad de sus compañeros cuando éstos reciben comida.

Se les ofreció la posibilidad de elegir, mediante fichas asignadas a distintos significados, entre comer un trozo de manzana o permitir que una compañera también lo comiera. El resultado fue que la mayoría permitió que su mayoría comiera, sobre todo si le resultaba conocida. Esta actitud demuestra la empatía entre monos.

Ejemplo 6: elefantes compasivos que conciben la muerte

Elefantes con restos de familiares

Elefantes con restos de familiares

Los elefantes, junto con los chimpancés, los delfines y los humanos, son los únicos que parecen entender la muerte. En un estudio de 19 grupos de elefantes de Kenia, un grupo de científicos liderado por Karen McComb comprobó que los elefantes reconocen los huesos de sus semejantes y se detienen en ellos. Incluso distinguen los huesos de elefantes que estaban emparentados con ellos y están más tiempo junto a ellos. Sin embargo, la indiferencia ante huesos de otros animales es total.

Etólogos como Cynthia Moss o Joyce Poole, que han convivido varias décadas entre elefantes africanos, han aprendido a reconocer múltiples emociones en los elefantes. Cuando un elefante agoniza, sus parientes y amigos lo acompañan; cuando muere, le guardan luto durante varios días y tocan sus restos delicadamente con la trompa de vez en cuando. En su libro Coming of Age With Elephants: A Memoir, Joyce Poole afirma: "no me cabe duda de que experimentan emociones profundas y tienen cierta comprensión de la muerte".

Además, según asegura un estudio publicado en la revista Applied Animal Behaviour Science (explicación de El Mundo en castellano) y realizado por Oxford University y la University of California, se ayudan cuando están enfermos y se rinden homenaje cuando un elefante muere. Los restos de una elefante a la que llamaron Eleonor fueron visitados por al menos 5 familias, algunos miembros de las cuáles tenían poca relación con ella. Durante las visitas de elefantes a los cuerpos de sus familiares muertos, los elefantes no se mueven por instinto sino por sentimientos.

Se concluyó que la compasión no es un sentimiento únicamente humano, y que en otros animales no está militada a su parentesco. No es de extrañar que Aristóteles definiera al elefante como "la bestia que sobrepasa a todos los demás en ingenio y la mente".

Ejemplo 7: aves fieles a su pareja

Pareja de Agapornis

Pareja de Agapornis

El hornero se mantiene fiel a su pareja durante toda la vida. Los mismo ocurre con el pinguïno emperador, que tarda casi toda su vida en encontrar pareja y, cuando lo hace, se mantiene fiel a su monogamia.

De todos modos, seguramente el caso más emblemático sea el del pájaro del amor (Agapornis). A estos loros se les llama inseparables por el tiempo que llegan a pasar junto a su pareja.

Ejemplo 8: pena por cría muerta

Hace 2 años, en el zoo de Münster (Alemania) la gorila Gana estuvo varios días aferrada a su cría, ya muerta. Las facciones de su cara adoptaron un gesto similar al llanto humano. El veterinario Gonzalo Fernández, director del zoo de Fuengirola, cree que "los grandes simios no sólo tienen sentimientos sino que son perfectamente conscientes de la vida y la muerte". También dijo que lo mismo ocurre con otros animales como los perros o los gatos, pero en menor medida puesto que son menos inteligentes.

De hecho, muchos animales reaccionan con pena a la muerte de sus crías: dejan de comer, cargan con ellas o se aíslan de la manada.

Ejemplo 9:  sentimientos maternales

La mayoría de animales no sienten una devoción tan grande como la humana por sus crías (aunque hay excepciones, tanto humanas como animales). En muchas especies, después del parto la hembra examina a su cría; si la reconoce al olfatearlo y lamerlo, la protege y cuida o lo rechaza. En el primer caso, sí podríamos hablar de sentimientos maternales de la hembra, puesto que no están dispuestas a cuidar de la cría de otra madre.

Ejemplo 10: ratas que juegan

(Visto en xtec.cat > Animales con sentimientos) El neurólogo Stephen Siviy demostró que, cuando las ratas juegan animadamente, sus cerebros segregan grandes cantidades de dopamina. Sin duda encuentran el juego excitante. Incluso anticipan el juego y se vuelven activas y excitadas al ser llevadas al campo de juego. Sin embargo, si se les administra una sustancia que bloquea la dopamina, cesa toda esa conducta. Las estructuras cerebrales y los neurotransmisores implicados en las emociones, así como el sistema endocrino, son básicamente comunes a todos los craniados, por lo que en todos ellos pueden darse las experiencias emocionales.

Ejemplo 11: regalos

Algunos animales también se realizan regalos por amor (ver Faunatauna.com > Los animales también se quieren -- Parte 4). El martín pescador conquista a su amada con un pescado exquisito; el pelicano sorprende a su novia con una piedra. En algunas clases de arañas, el pequeño macho le da a su prometida un insecto cuidadosamente preparado. Otros rituales de seducción (cantos, plumajes, adornos, olores, posturas…) también responden un reclamo, aunque en este caso funciona más por instinto sexual que por sentimientos.

Ejemplo 12: leones que aman humanos

La mujer que sale en este vídeo encontró a un leon herido en el bosque y a punto de morir. Ella llevó el leon a su casa y lo cuidó durante 6 años hasta que el león se curó. Entonces lo llevó a un zoológico. Al cabo de un tiempo, cuando la mujer visitó por primera vez al león en el zoológico, el león la recibió con un caluroso abrazo con beso incluído.

Por otro lado, el león Christian fue comprado por John Rendall y Anthony Bourke en 1969 y vivió su infancia en Londres. Cuando ya tenía 2 años decidieron dejarlo en Kenia, donde fueron visitándolo unos días. Al cabo de un año, y después de que George Adamson les avisara de que quizás el león ya no los reconocería, ambos dueños fueron a visitarlo por última vez. El resultado fue un reconocimiento y múltiple abrazo del león a ambos antiguos dueños.

 


 
 

Cosas que puedes hacer desde aquí: